Reforma de un piso familiar en la ciudad

Buscando la luz

La reforma de este piso en la zona Eixample barcelonés se planteó desde el principio con un objetivo claro: hacer que la luz concentrada al final de la vivienda, bañase todo el piso. Se ha conseguido así que desde que se accede al piso la luz esté presente y se pueda ver un espacio abierto que antes estaba cerrado.
Siguiendo esa misma intencionalidad, se pensaron unos espacios blancos y neutros para absorber la luz que entra por el ventanal de la sala, y para romper con el frío del blanco y el hormigón de los pilares que se conservaron para actuar también como elemento decorativo, se instaló el pavimento de madera.

La cocina, el Modelo IRIS color Blanco de Mobalco y con mostrador de trabajo en Silestone Blanco Zeus, es un espacio abierto, para poder compartir estancias, para que los miembros de la familia compartan más tiempo juntos y que no hayan barreras. En el baño, se aplicó el mismo criterio: un espacio blanco y limpio, roto por el mueble de madera. Una parte del baño con un falso techo que tiene un alerón, donde va integrada la luz general.